miércoles, 6 de junio de 2012

Frías en el asiento



“La fría luz del día” dirigida por Mabrouk El Mechri y protagonizada por Henry Cavill, Bruce Willis y Sigourney Weaver cuenta la historia de una familia que pasa unas vacaciones en España. Allí serán secuestrados a excepción del patriarca y el hijo mayor. Will (Henry Cavill) deberá rescatar a su familia y averiguar el pasado de su padre para poder salir de todo el lío en el que se ha metido.

La película no es una obra maestra ni mucho menos. Para todos aquellos amantes de los efectos especiales, las persecuciones de infarto y sobre todo las tramas de espías, agentes de la CIA y demás... Será una delicia para la vista, pero en general, es una película que puedes ver en tu casa sin la necesidad de ir al cine.

La trama puede parecer interesante aunque un poco inverosímil y queda olvidada con la cantidad de escenas de acción que se pueden ver en menos de cinco minutos. La interpretación estelar de Bruce Willis, es para mí, la más corta de su carrera... Aquellos que hayan visto la película entenderán porqué lo digo y los que vayan a verla... Lo sabrán muy pronto.

Me ha llamado la atención lo bien que nos engañan las películas. Para todos aquellos que no lo sepan, dicho film transcurre, primeramente en Alicante, y después se desarrolla en su totalidad en Madrid. Un día tengo que probar a ir corriendo desde la plaza mayor hasta atocha y espero tardar menos de cinco minutos; confundir la estación de Sol con la de Atocha, entre algunas cosas más.
El argumento está trillado, las escenas de acción puede parecer surrealistas en algunos puntos, y en ocasiones te dan más pena los imperfectos que causan a los coches y la ciudad, que la suerte que puedan correr los propios protagonistas.

Sin embargo, me quedo con dos buenos aspectos de esta película. Las actuaciones de los actores españoles han sido bastante buenas y dignas de mención. Pero sin dudarlo, me quedo con los escenarios. Tanto las imágenes de Alicante como de Madrid han sido un regalo para la vista y un motivo de enorgullecimiento para los que vivimos y conocemos las ciudades.

No es un taquillazo, ni tampoco una película que merezca la pena ir a ver al cine y gastarte casi ocho euros en ella. Si podéis verla en casa os hará pasar una buena tarde, entretenidos y sin que vuestro bolsillo se resienta más de lo debido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...