martes, 26 de junio de 2012

"Tu nombre es Escándalo"



Diciembre de 1819. Un hombre de profundos ojos azules y aspecto de guerrero turba el sueño de Catriona Hennesy, junto con una predicción: “Será el padre de tus hijos...”. Quien así le ha hablado ha sido la Señora, una voz más antigua que el tiempo cuyo título la propia Catriona, conocida entre sus súbditos como “la señora del valle”, ha heredado, y cuyos dictados nadie puede jamás contradecir. Los augurios de su sueño parecen hacerse realidad cuando se lee públicamente el testamento del que fuera tutor de Catriona, Seamus McEnery: su última voluntad es que su joven protegida y Escándalo Cynster se casen. Si tal unión no se celebra en el plazo de una semana, la riqueza de la familia pasará por completo a manos de la Iglesia...

No se prevé una tarea fácil, pues Richard es una hombre duro e independiente, un seductor de escandalosa fama y sin el menor interés por los lazos matrimoniales, a pesar de los extraños sentimientos que la enigmática belleza de Catriona despierta en él. Ella, en absoluto dispuesta a contraer matrimonio, y menos con alguien de la dudosa reputación que precede a todos sus primos Cunster, intentará sin embargo ser fiel al pie de la letra al destino y obtener de Richard sólo aquello que necesita. Puede que las malas lenguas la califiquen de bruja, pero lo cierto es que está dispuesta a preparar una última poción para lograr su objetivo.


“Cuarto libro” de la saga de los Cynster, y me ha sorprendido gratamente, no solo porque los dos anteriores también me gustaron sino porque al leer la parte de atrás pensé que no me llamaría demasiado la atención y que sería muy parecido a cualquier otro que haya leído, pero no ha sido así. Debí imaginar que siendo protagonista Richard Cynster el libro solo podía mejorar por momentos, y ahora es cuando me trago mis palabras y digo claramente que es un... SEÑOR LIBRO. No ha habido ningún aspecto que me haya decepcionado y debo reconocer que siempre existe un pequeño punto que juega en contra de los libros. Empezaré por orden de protagonistas.

Richard Cynster si ya era un caballero de los pies a la cabeza, me ha terminado de encantar en este libro, que sin duda ha mostrado la clase de hombre que podía ser. Sabiendo su procedencia, que es un bastardo reconocido, y que jamás pudo conocer a su madre es interesante saber que Richard sí piensa en formar una familia más cuando Catriona se cruza en su camino. Un hombre serio, reservado, con escandalosa reputación, pero sin duda con un corazón de oro. Sí, ha sido uno de los Cynster que más me ha emocionado sobre todo por sus sentimientos hacia la protagonista. He de decir que todos los caballeros de esta familia son propensos a dejar claros sus sentimientos desde el principio, pero él se ha arriesgado, ha cedido terreno y ha dejado a su aire a la protagonista más que cualquier otro. Para mí ese es un gran punto a favor por su parte, pero sobre todo el final, me ha dejado completamente impactada y ha conseguido que me enamore de ese hombre de cabello oscuro y ojos azules.

Catriona
es un personaje muy particular, muy extraño al principio. Sin duda, su carácter se rige por los designios de la Señora, pero jamás podría haber imaginado que una mujer actuara como ella. Aunque debí intuirlo y más tratándose de una mujer del norte. No es que eso ayude mucho para entender cómo es ella, pero imaginarme las estratagemas que ideó para quedarse embarazada e intentar que el padre no lo supiera... Solo os digo que es mejor que esa parte la leáis vosotros porque os entrará la risa, pero también pensaréis cómo es posible que ella haga todas esas cosas. Me ha impresionado su carácter fuerte, decidido, su posición en la vida y la manera que tiene de vivir las experiencias. No comprendí, e incluso me indigné en algunos momentos, por el trato que le estaba dando a Richard, pero ella simplemente estaba intentando esconder sus sentimientos por miedo a quizá ser rechazada por el hombre que está a su lado.

Creo que todos más o menos intuiréis que ellos dos acaban siendo pareja, casados, viviendo juntos y ese tipo de cosas... Me han parecido una pareja perfecta, sobre todo cuando cada uno a cedido un poco de terreno, pero lo más impresionante es ver cómo se va forjando la relación poco a poco y lo que comenzó como algo estipulado puede convertirse en un amor mucho más fuerte que cualquier otro sentimiento en el mundo.

Si tuviera que quedarme con alguna escena elegiría sin dudarlo el momento de “reunión familiar”, cuando todos los Cynsters aparecen en escena y se ve cómo son en realidad cuando se juntan, cómo la familia se apoya en momentos tensos y preocupantes, cómo son capaces de dejar todo por un miembro de la familia. Sí, Richard es y siempre lo será uno más de la familia y es algo que me ha llegado al corazón en esta escena. Tanto Diablo como Helena se merecen una mención especial porque ambos personajes han dado lo mejor de sí y han mostrado una faceta que estoy segura muchos lectores queríamos ver sobre todo en su relación para con Richard. En cuanto a las escenas entre los protagonistas son variadas. Desde peleas, momentos graciosos, tiernos, emocionantes, excitantes y sobre todo muy calientes. Ha sido un libro cargado de erotismo y escenas que te dejarán pegada al libro. Creo que es un libro muy completo que gustará a todas las fanáticas de los Cynster.

Sthepanie Laurens ha conseguido un libro que iguala al anterior e incluso diría que puede llegar a superarlo. Espero que “La promesa de un canalla” siga con las mismas expectativas y nos deje a todas las lectoras con una sensación similar a este libro. Si tuviera que ponerle una nota le daría tranquilamente un 8,5 o incluso un 9.

1 comentario :

  1. Me encanta, anta-anta este libro!!!! Me divertí muchísimo con la pareja, me enganchó desde el principio, una historia distinta completamente y unos protagonistas que me encandilaron!!!

    Poco a poco creo que Stephanie Laurens va enfocando a los Cynster y ninguno igual!!! Ganitas de leer a Harry que miedo me daaaaaaa ;)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...