jueves, 26 de julio de 2012

Downton Abbey abre sus puertas



La entrada de hoy va dedicada a una serie que se ha ganado mi más sentida admiración, no solo por la ambientación, el reparto o incluso la época histórica sino porque ha conseguido hacerme sentir un millar de emociones. Pocas series históricas se ven hoy en día, y aunque esta serie no esté basada en ningún hecho significativo, sí que es cierto que retrata los años que ambienta de una manera inmejorable.

¿No sabéis aún qué serie es? Yo os lo diré. Se trata de Downton Abbey. Debo confesar que en un principio la empecé a ver por Maggie Smith, siendo una actriz tan buena, la serie no podía defraudar y no lo hizo. La primera temporada estuvo cargada de intrigas, pero el final fue sin duda de infarto, o al menos así es como me quedé yo.

Para aquellos que no la conozcáis, Downton Abbey narra las vida de una familia que vive en Downton Abbey junto con los criados que llevan la casa. Tras el hundimiento del Titanic, el heredero de la familia y tiene que ser revelado por otro, al cual nadie conoce. No os contaré la primera temporada por si queréis verla, pero sí os diré que la segunda se desarrolla durante la I Guerra Mundial, así que quién no quiera saber más puede dejar de leer.

La segunda temporada me ha llegado a gustar incluso más que la primera. Quizá por el ambiente de guerra, por ver cómo las cosas tienen que ir cambiando, cómo las hijas de Lord Grantham comienza a buscar sus propias aspiraciones. “La guerra nos cambia a todos” y esa es la mayor verdad que he visto en esta temporada.

No han pasado nada por alto, han dejado clara la historia que querían contar, y cómo iban a moverse los personajes en los planos que les corresponden. Reconozco que sentí una gran pena cuando William murió durante la guerra, también sentí tensión cuando Branson y Lady Sybil dijeron abiertamente su intención de casarse, a pesar de que es algo que va contra todo lo que cree su familia.

Alegrías, muertes, romance, risas, todo eso se puede encontrar en esta gran serie creada por Carnival Films y aquí viene de la mano de Antena 3. Quizá en algunos momentos, la serie ha podido ser desconcertante porque al ser tan pocos capítulos y abarcar un espacio de tiempo tan amplio, los años pasan volando, pero se puede entender e incluso aceptar. Sería la única pega que le pondría, pero todos debemos tener presente, que no siempre puede ser una temporada por año... ¡Entonces no avanzaríamos en la vida!Hablaré de los personajes que aparecen como reparto fijo y quizá nombre algún personaje nuevo de esta temporada que haya tenido mucha relevancia, pero intentaré no extenderme demasiado, porque ya sabemos cómo pueden acabar siendo mis entradas. Empezaré por la familia y seguiré por los sirvientes. No se trata de clase social ni mucho menos, pero creo que es lo propio, y además me gusta seguir un orden.



Lady Violet (Maggie Smith): La Condesa viuda de Grantham sigue siendo tan estricta como siempre. Para ella, la guerra no cambia a las personas y mucho menos la situación, aunque al final no tiene más remedio que claudicar. Es el personaje con las frases más chispeantes de toda la serie, tiene un sentido del humor muy característico, pero sin llegar a ser hiriente. Corría el rumor de que era posible que no estuviera en la “tercera temporada”, pero parece que al final sí que contaremos con este personaje entre nuestras filas, algo que me alegra sobradamente. ¡Qué sería del humor sin esta “viejecilla” que siempre mira al pasado!



Lord Grantham (Hugh Bonneville)
: Un hombre atrapado en las costumbres de la vida. Cuando la guerra estalla tiene la ilusión de que podrá ir a la guerra, pero nada más lejos de la realidad, algo que le acaba frustrando. Sin cambiar sus costumbres, sigue haciendo su vida normal, mientras observa como todo el entorno a su alrededor va cambiando. En esta temporada ha tenido un affair con una de las sirvientas, algo impropio de un hombre como él, pero apenas han sido dos besos que no se pueden llegar a tener en cuenta. Cortada la relación, entiendo que debe permanecer con su mujer, Cora.



 

Cora, Condesa de Grantham ( Elizabeth McGovern): Siempre me ha parecido una mujer muy aplacada a pesar de que por sus venas corre sangre americana. Pero en esta temporada... ¡Por fin la he visto sacar las garras! Ya era hora de que dejara esa postura conciliadora e impasible y se enfrentara con alguien. La poco afortunada madre de Matthew, también se ha ganado sus méritos propios... Realmente pensé que moriría tras el ataque de fiebre española, pero por suerte sobrevivió, y ahora es la voz de la conciencia con su marido.



Isobel Crawley (Penelope Wilton): Era uno de los personajes que más me gustaba en la anterior temporada, pero en esta nueva entrega, admito que ha conseguido sacarme de mis casillas. Entiendo que es una mujer independiente, que ha trabajado toda su vida, y que no entiende las costumbres de los Grantham, pero es que en su afán de ayudar ha acabado crispando los nervios de casi todos sus allegados. Los enfrentamientos entre ella y Cora han sido muy buenos, pero sin duda me quedo con la enemistad/amistad entre Isobel y Violet. 



Matthew Crawley (Dan Stevens)
: Personaje principal donde los haya. Es el heredero de la Downton Abbey, teniendo en cuenta que Lord y Lady Grantham solo han conseguido engendrar mujeres, pero su papel va más allá. Todos seguimos a pies juntillas el amor entre Lady Mary y él puesto que nos dejó con el corazón roto al final de la temporada.

El ahora ha tenido que marcharse al frente. No hay que tentar a la suerte y Matthew lo ha hecho muchas veces. Cuando una explosión les alcanza a él y a William pensé que sería el final, pero no fue así. Perdió la movilidad en las piernas, viéndose relegado y atado a una silla de ruedas, pero finalmente consiguió recuperarse. Su prometido falleció, aunque en el fondo él jamás dejó de amar a Lady Mary y así lo dejó claro en el último capítulo. Seguirá siendo junto con su Lady Mary, uno de los personajes que tendrá la trama más interesante de la serie.



Lady Mary (Michelle Dockery): Rechazó a Matthew guiada por los malos consejos, pero también por el miedo que sentía. Ahora, tras enterarse que él ha encontrado una mujer para casarse, ve que tiene que seguir con su vida de otra manera. Intentar casarse con Richard fue uno de los peores errores que pudo cometer, error que consiguió esquivar, al final de la temporada. He sufrido con ella en esta nueva temporada porque he visto una Lady Mary mucho más sentimental, más enamorada, pero a la vez dolida ante las circunstancias de su vida.

Es difícil olvidar el mayor error de tu vida cuando te lo están recordando continuamente, pero más duro aún es que la persona a la que amas, te diga que no puede haber un futuro entre vosotros. Fue muy valiente al confesar su error a Matthew, pero recibió su recompensa cuando él decidió apostar por ella, y darse ambos una segunda oportunidad.



Lady Edith (Laura Carmichael): No me gustó el personaje en la primera temporada y en esta he conseguido tolerarla un poco más. Parece que va aprendiendo a ser menos rencorosa con su hermana mayor, y ser más colaborativa, sin duda la guerra le ha venido muy bien. Aunque en gran problema de Edith no es la aversión que sienta hacia su hermana, sino el no encontrar el amor o la felicidad, que en el fondo ella busca. Además que es la persona más terca de la famillia. No es que haya mejorado, pero al menos ha cambiado un poco su forma de ser, y eso ya dice muchísimo de ella.



Lady Sybil (Jessica Brown-Findlay): La más idealista, la más soñadora, sin duda la mejor hermana de todas. Si ya me gustaba su carácter en la primera temporada, en esta me he enamorado de ella. Cuando decide ser voluntaria, nos regala escenas muy cómicas, pero sin duda es un trabajo que va acorde con su personalidad. Reconozco que me sentí algo decepcionada ante el rechazo de Sybil hacia Branson, pero al final el amor se impuso, y ganó.

El mejor momento fue cuando dejaron claro ante todos los familiares la intención que tenían de casarse, después de ser persuadida por sus hermanas, para que no se fugara con él. Aunque no aparece más en la serie, sabemos que se han casado en Dublín, y que ella está embarazada. Pronto volverán porque Lady Grantham no tiene previsto estar alejada de su futuro nieto.



Lavinia Swire (Zoe Boyle): Es un personaje que ha llegado nuevo en esta temporada y acabó falleciendo al final de la misma. Se trataba de la prometida de Matthew, y falleció por culpa de la fiebre española, algo que me pareció muy injusto. Creo que el personaje se merecía mucho más después de la presencia que tuvo y está claro que simplemente se hizo para que Mary y Matthew pudieran estar juntos. Aún así, tendremos que conformarnos.



Charles Carson (Jim Carter): El siempre fiel mayordomo tiene que encargarse de todo cuando la guerra estalla. Sin lacayos, solo con sirvientas, no me extraña que al pobre hombre le de un ataque de estrés. En situaciones de guerras, las casas no pueden mantenerse de la misma manera, aunque ha este hombre nunca le han recetado un buen descanso. Leal, obediente, pero sobre todo recto y firme. Siente un verdadero afecto por Lady Mary, y durante esta temporada, se encuentra en una disyuntiva muy difícil para él.



Mrs Hughes (Phyllis Logan): La ama de llaves ha tenido un papel fundamental durante esta temporada. Despidió a una de las doncellas porque se acostó con un capitán en la casa de los Grantham, pero al final acabó ayudándola para que el padre reconociera su paternidad, y posteriormente presentarle el bebé a los abuelos. Compinche de Carson, es un personaje entrañable, pero leal.



O'Brien (Siobhan Finneran): Me caía mal. Quizá por provocar el aborto de Cora, o porque es una mala persona, porque tiene un gran rencor guardado en su interior, pero lo cierto es que no me caía bien. Sigue teniendo una mente perversa, pero parece que poco a poco, su corazón se va ablandando y puede llegar a ser una “buena” mujer en el fondo.



Thomas (Rob James-Collier): Se marchó después de ser descubierto robando. Entró en el ejército, pero dejó que le dispararan para poder volver a Inglaterra, al ser incapaz de soportar más la guerra. Sigue con su aire chulesco, con sus modales poco educados y sus aires de superioridad. Cuando la guerra termina, se ve literalmente con una mano delante y otra detrás, algo que tendrá que solucionar. No me gusta su personaje, pero reconozco que en ocasiones, puede ser gracioso.



William Mason (Thomas Howes): Deseoso de entrar en la guerra, al final el lacayo lo consigue, pero con terribles consecuencias. Uno de los personajes más entrañables, más divertidos y cariñosos se iba de la serie tras proteger a Matthew de la explosión que podría haberle costado la vida. Vida por vida, ese es el trato que ofrece la muerte, y vimos que fallecía después de casarse con Daisy. Ella era el amor de su vida, pero no solo lo hizo por ella, sino también por su padre puesto que le dejaría solo. Una pérdida que me dieron ganas de llorar.



Daisy (Sophie McShera): Daisy no estaba enamorada de Will, pero le hizo creer durante toda la guerra que así era, e incluso llegó a casarse con él. Un remordimiento que la persiguió durante toda la temporada hasta que finalmente entendió que sí estuvo enamorada de William aunque fuera de una manera muy distinta. Ingenua e inocente, por fin se ha dado cuenta, de que puede esperar mucho más de la vida.



Anna Smith (Joanne Froggatt): Es la primera doncella. Encargada de ayudar a las tres señoritas de la casa, es la gran confidente de la gran mayoría, pero su papel va por libre. Su verdadero peso dentro de la historia, es su amor hacia John Bates y los problemas que los dos están atravesando para estar juntos. Por fin, en esta temporada han podido convertirse en marido y mujer, pero la dicha no les duró demasiado pues John fue acusado de asesinato y ahora está condenado a cadena perpetua por un crimen no cometido.



John Bates (Brendan Coyle): Ayuda de cámara y amigo de Lord Grantham. Su cojera le acarreó grandes problemas, pero ahora todo el mundo le acepta e incluso le ha tomado gran cariño, algo que no es muy difícil. Esta temporada, su mujer le ha hecho la vida imposible con el divorcio hasta que la ella falleció tras ingerir mataratas. Deseoso se casó con Anna y ambos pudieron completar su amor, pero ahora se ve privado de su libertad al ser acusado de un crimen que no ha cometido.



Tom Branson (Allen Leech): Chófer de la familia y el hombre que le ha robado el corazón a la pequeña Lady Sibyl. Irlandés, culto, pero sobre todo deseoso de compartir una vida con la joven hija de Lord Grantham. Me gustó mucho su historia esta temporada aunque reconozco que en ocasiones Branson puede llegar a no pensar demasiado las cosas.

Una serie que no deberíais perderos. Yo estoy deseando que llegue la siguiente temporada porque seguro que estará plagada de miles de tramas, ambientadas en épocas duras para todos, y tendremos que ver cómo la familia lo afronta y si siguen estando unidos como una piña.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...