jueves, 19 de julio de 2012

¡Hambre de ti!



Desde que sus hermanos lo convirtieron en contra de su voluntad, Sebastian Worth ha vivido aislado y consumido por el rencor. Su vida no tiene ya ningún sentido, y su único y verdadero anhelo es morir... hasta que Kaderin, una exquisita valquiria, entra en su castillo con la intención de asesinarlo.
Una criatura despreciable le arrebató a Kaderin lo que más quería en la vida. Para superar el dolor, ha conseguido eliminar de raíz todas sus emociones; sin embargo, su odio hacia los vampiros aumenta cada día que pasa. Su sed de venganza pretende acabar con todos ellos, pero la presencia de Wroth logra despertar en su frío corazón sentimientos muy apasionados...
¿Qué hará si debe elegir entre recuperar a su familia y conservar el amor de Sebastian?


En este caso hablaré sobre el tercer libro de la saga “Inmortales” de Kresley Cole. Si tuviera que decir la primera palabra que se me viniera a la cabeza sobre este libro sería... INDESCRIPTIBLE. Me cuesta concebir que los protagonistas se enamoren tan fácilmente, sobre todo tratándose de hombres, pero al menos es un punto y aparte dentro de los libros románticos. Por desgracia, siempre suele ser la mujer la que se enamora primeramente.

Ya os comenté hace tiempo que no me gustan demasiado los libros de amor/odio porque creo que no son demasiado creíbles, que una relación no puede ser duradera de esa manera, pero siempre hay excepciones. Este libro ha sido interesante de leer, no solo por la pareja, sino también por todo lo que la autora nos ha mostrado en esta nueva entrega de la serie. Por fin hemos ido conociendo otras especies que forman parte de la Tradición. Demonios, brujas... todo tipo de seres que solo podríamos darle forma en nuestra imaginación.

El libro me ha entretenido mucho más, quizá porque no se centra únicamente en la pareja, sino también en la Competición que tiene lugar en este intervalo de tiempo. Aunque no se muestra todo el tiempo, pero podemos ver la interacción de los protagonistas con otros personajes, y eso es un punto a favor. En cuanto a los personajes principales...

Sebastian Worth es en ocasiones el hombre perfecto. Sin lugar a dudas, no existe un hombre completamente perfecto, pero si alguien se acerca a esa definición, puede ser él. Aunque en ocasiones, parece que no tiene sangre en las venas, cosa que dudaría siendo él un vampiro, porque hay cosas que no se pueden tolerar. Frustrado por al pérdida de sus hermanas, por ser convertido en un vampiro contra su voluntad, pero sobre todo resentido con los hermanos que lo hicieron... Lo único que busca en la vida es morir hasta que encuentra a Kaderin en su camino.

Al igual que pasó con su hermano mayor, Nikolai Worth, Sebastian reconoce a su pareja de inmediato. Su corazón vuelve a latir e incluso tiene un nuevo propósito para seguir con vida. Me ha parecido muy romántico que Sebastian sea el tipo personaje intelectual que durante su vida humana no fue el eterno Don Juan que siempre se pinta en todos los libros. Sin duda habrá más de una escena que os podrá dejar de piedra.

Se trata de un personaje muy completo aunque una de las pegas que le pongo es su carácter apacible. No pueden estar golpeándote, haciéndote desplantes y que tú sigas detrás de la misma persona. Si eso no es amor, que vengan los Dioses, y me lo digan. Tierno, sensible, dispuesto a todo por proteger a su Novia.

Kaderin no me ha gustado tanto como personaje. Entiendo su enemistad hacia los vampiros, también comprendo que lo ha pasado muy mal por la pérdida de sus hermanas, e incluso puedo llegara  asimilar que le cueste creer que podría acabar con un vampiro. Le doy un voto de confianza porque desde hacía mucho tiempo no sentía nada por nadie, pero en ocasiones creo que se pasa.

No sé si consciente o inconscientemente, pero hace sufrir a Sebastian, todo lo que puede y más. Cuando él lo único que está haciendo es cuidar, preocuparse, e incluso cumplir los deseos de la valquiria. Entiendo que es una guerrera, pero incluso en el campo de batalla hay que claudicar y es algo que no me termina de gustar de ella, que no claudica. Sin duda, es el personaje femenino que tiene más carácter a la hora de enfrentarse a un hombre, pero en ocasiones tiene que haber unos límites.

Admito que no todo es malo en ella. El final con Kaderin ha sido mejor de lo que me esperaba, pero me gustaría haber visto, más sensibilidad por parte de ella hacia Sebastian aunque con la frialdad que la pobre acarreaba puedo llegar a entender que fuera un poco complicado.

En cuanto a la pareja, me ha gustado, sobre todo en los momentos de más tensión. Admito que el final es bastante predecible, teniendo en cuenta que con el premio de la Competición, puedes traer a personas que fallecieron al tiempo real. Era obvio a quién iban a traer, pero bueno supongo que la autora tiene sus motivos.

El libro me ha gustado bastante, me ha mantenido enganchada desde el primer momento, y parece que los libros van mejorando a medida que pasa la saga. Haré una mención especial a Bowen porque aunque no forma parte de la pareja, ni tampoco es familiar, pero creo que es un personaje principal dentro del libro.

Sin duda, los momentos de este personaje con los protagonistas son bastante graciosos, solo de imaginarme cómo ha debido quedar después del hechizo de una bruja me dan ganas de reír. Incluso he llegado a sufrir con él porque todos sabemos lo que quiere recuperar cuando se haga con el premio y le honra hacerlo. Confinado al final del libro en un sitio que no le desearía a nadie...

“Hambre de ti”, es otro buen descubrimiento. Creo que es un libro fácil de leer, entretenido, que cuenta con todos los toques que puedas desear en una novela. Parece que Kresley Cole es como el vino que mejora con los años aunque quizá deberíamos decir que ella mejora con cada libro que publica.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...