jueves, 2 de agosto de 2012

"La Ola" ¿Puede volver a pasar?



Alemania hoy. Durante la semana de proyectos, al profesor de instituto Rainer Wenger (Jürgen Vogel) se le ocurre la idea de un experimento que explique a sus alumnos cuál es el funcionamiento de los gobiernos totalitarios. Comienza así un experimento que acabará con resultados trágicos.

En apenas unos días, lo que comienza con una serie de ideas inocuas como la disciplina y el sentimiento de comunidad se va convirtiendo en un movimiento real: LA OLA. Al tercer día, los alumnos comienza a aislarse y amenazarse entre sí.

Cuando el conflicto finalmente rompe en violencia durante un partido de water polo, el profesor decide no seguir con el experimento, pero para entonces es demasiado tarde, LA OLA se ha descontrolado...



“La Ola” es una de esas películas interesantes de ver, no solo por el argumento, sino porque te enseñan cosas que tú creías que tenías aprendidas. De los directores, Dennis Gansel y Peter Thorwarth, nace una película que nos muestra que nuestros peores temores pueden convertirse en realidad.

Las personas somos las únicas capaces de tropezar dos veces con la misma piedra. ¿Podría volver a darse una dictadura como la de Hitler? ¿Alemania ha aprendido de sus errores? Con perdón, pero no es cuestión de aprender o no, sino de las situaciones socioeconómicas que atraviesa un país y las personas que viven allí.

Como bien habéis podido observar en el argumento, este profesor pone a prueba un experimento, consiguiendo que se instaure un grupo fascista dentro de su alumnado. El proceso es sencillo. Con unas normas, una vestimenta, unos ideales... Vamos contemplando cómo esos muchachos cambian su mentalidad, excluyen a todos aquellos que son diferentes tanto de pensamiento como de apariencia, e incitan a los demás a moverse a su ritmo y pensar como ellos.

Cada persona se deja llevar por las que le rodean, por sus condiciones familiares, por su forma de pensar hasta llegar a un punto en el que no razonan. Se convierten en un movimiento fascista, capaz de seguir a su líder allí donde él les diga. Podéis imaginar que el final es trágico y para nada predecible. A medida que avanza la película caracterizas a los personajes e incluso puedes llegar a adivinar cómo acabará alguno de ellos, pero otro te sorprenderán.

“La Ola” es una película que mucha más gente debería ver. Sé que la mayoría de la gente solo ve películas estadounidenses, me incluyo entre esa mayoría de gente, pero también es interesante ver el cine europeo y cómo ha ido evolucionando con el tiempo. Es interesante que esta película se haya gestado en la propia Alemania, ya que todos conocemos el estigma que acarrean, por las consecuencias de la Alemania Nazi. Pero independientemente de ver más cine europeo o no verlo. La película te muestra una situación que puede darse en cualquier país, no solo en Alemania, sino en cualquiera. Todos somos vulnerables, las ideologías extremistas se hacen más fuertes en ambientes de represión, desconfianza y desesperanza. Lo interesante de “La Ola” es ver la progresión. Cómo los alumnos cambian su mentalidad, cómo se excluyen entre ellos, cómo se enfrentan a las ideologías contrarias, cómo se convierten en un movimiento fascista hasta que estalla la violencia. Porque si algo caracteriza a las ideologías extremistas es la violencia generalizada contra aquellos que son diferentes a ellos intentando demostrar su superioridad y doblegando al contrario.

Es difícil ver cómo un experimento que creaste para educar a tus alumnos acaba convirtiéndoles en personas que no son, lavando su cabeza y haciendo que te sigan como si fueras un verdadero líder. La situación se le va de las manos al profesor, haciendo que la cosa se descontrole hasta un punto que muchas personas considerarían de no retroceso.

El título le viene perfecto. No solo porque es el nombre del grupo, con un logo propio, un saludo propio e incluso una página web sino porque la película se desarrolla como tal. Comienza elevándose hasta que alcanza su punto álgido y después recae gradualmente.

Sin querer destriparle la película a nadie, quiero hablar sobre una escena, que me ha parecido la mejor de todo el film. El discurso de Rainer Wagner, interpretado por Jürgen Vogel, ha sido espectacular. Para poder crear un movimiento como el de la Alemania Nazi tienes que tener un carisma, un discurso potente, incendiario... Su último discurso me ha recordado a los que se veían de Hitler durante el Tercer Reich. Duro, brusco, cargado de connotaciones, de mensajes incendiarios que lavarían la cabeza de cualquier haciendo que siguieran ciegamente cada orden que sale de tus labios.

Una buena película. Entiendo que aquellos que son reticentes a este tema no vean la película, pero les recomiendo encarecidamente que le echen un vistazo, porque siempre podemos aprender algo. En cuanto a la pregunta lanzada... ¿Podría existir una dictadura en nuestros tiempo? Nunca estaremos libres de ello. Las circunstancias pueden darse, las ideologías se exaltan en momentos de extrema debilidad, y eso puede llevarnos a una pérdida de libertad. Aquí os dejo el trailer y algunas imágenes para que veáis la pinta que tiene y decidáis si es de vuestro gusto o no.



3 comentarios :

  1. Interesante comentario de un film que siempre marca, aunque solo sea un poco. La libertad (o más bien la pérdida de ella) es siempre un tema especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Juan!

      Sin duda, la libertad es un tema especial y sobre todo en estos momentos, donde por desgracia parece que cada vez perdemos más libertades a medida que se toman decisiones poco acertadas.

      Es una película que todos deberían ver para que entienda lo fácil que es caer en ese vacío que es la pérdida de la libertad ;)

      Saludos!

      Eliminar
  2. yo me emocione cuando vi la peli xD

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...