martes, 18 de septiembre de 2012

"Anhelos en la oscuridad"



Un guerrero vampiro consudimo por la locura, atrapado en la guarida de una tentadora de otro mundo al que solo él puede ver. La beldad quiere que se marche; el guerrero no puede hacerlo. Qué de comienzo el juego...

Néomi Laress, una célebre bailarina de principios del siglo XX, se convierte en un fantasma la noche en que fue asesinada. Imbuida de poderes, pero invisibles para los vivos, vaga por su amada casa espantando a cualquier intruso... hasta que se encuentra con un despiadado inmortal más aterrados incluso que la propia Néomi.

Para impedirse hacer daño a otros, los hermanos de Conrad Wroth le encierran en una mansión abandonada. Lo único que Conrad puede ver es a la bailarina de salvajes cabellos negros, que parece empeñada en conducirle a la locura. La exquisita criatura le hace arder de deseo, dejando su cuerpo abrasado por la lujuria y su alma dividida cuando descubre la codicia para sí.

Sin embargo, aun cuando Conrad pueda ganarse a Néomi y reclamarla por completo... el mal acecha todavía. Una vez que retorne a la brutalidad de su pasado para protegerla... ¿Sucumbirá a las oscuras necesidades que bullen en su interior?


“Anhelos en la oscuridad” es el cuarto libro de la saga “Inmortales” de Kresley Cole. Si “Ansia de pasión” consiguió terminar de engancharme a las historias de esta autora, este libro termina esa estela y me demuestra que siempre hay que darle segundas oportunidades a las sagas para encontrarles el gusto.

Sin embargo, tengo que decir que este libro no me ha gustado tanto como el de Bowen y Mariketa. Lo siento, ese par fue especial, pero reconozco que tienen una chispa para nada desdeñable y además la historia me parece que está muy bien montada. Reconozco que al principio, cuando leí la parte de atrás, no me podía imaginar cómo un vampiro que estaba perdido por la sangre podría enamorarse de un fantasma... Se me hacía difícil concebir las dos cosas pero la autora lo ha conseguido.

Para mí, “Anhelos en la oscuridad” no ha bajado en comparación con el resto de libros de la saga. Al contrario creo que se mantiene bastante bien. Muchos podrían decir que es una historia trillada que un fantasma se enamore de alguien mortal pero yo no lo veo así. Quiero decir, Conrad es un vampiro que casi ha perdido la cabeza mientras que Néomi es una mujer que ha vivido atrapada en la misma casa desde el mismo momento que murió.

La pareja me ha gustado mucho. Las personalidades de cada uno complementan las carencias que puedan tener entre sí. Néomi aprende cosas de Conrad, en cuanto a la tradición, pero él también recibe mucho apoyo por parte de Néomi. Creo que son una pareja, que si bien tuvieron problemas al inicio del libro, les acabas cogiendo cariño a medida que avanzas. Sus escenas son muy tiernas pero sin llegar a ser empalagosas y sus escenas calientes son muy buenas teniendo en cuenta las circunstancias de cada uno.

Conrad Wroth es uno de esos hombres que está estancado en su época. Vivió una vida que tuvo que dejar atrás cuando sus hermanos le convirtieron en vampiro y ahora que es uno de ellos ha sucumbido a la sangre. Eso puede acabar llevándolo a la locura y cuando sus hermanos le atrapan y le encierran en aquella casa con la esperanza de curarle, él se niega a ser ayudado, algo que pone a prueba la paciencia de los hermanos Wroth. Entiendo el cabreo que Conrad puede tener con sus hermanos, también me doy cuenta de que es un bruto que se ha dedicado a asesinar y beber de sus víctimas. Algo completamente normal, pero cuando le vemos interactuar con Néomi nos damos cuenta de que ese bruto o salvaje puede llegar a tener un gran corazón en el pecho.

Creo que Conrad en el fondo siempre ha sido un pequeño incomprendido y cuando Néomi aparece en su vida por fin comprueba que sí que puede haber luz más allá del túnel. La poca dulzura que él siempre ha guardado en su interior, receloso de entregársela a alguien, recae cuando conoce a Néomi. Existen dos escenas de Conrad que me encantaron por el significado que tienen: Cuando está dispuesto a cortarse la mano para liberarse y cuando Néomi vuelve a morir tras recuperar su cuerpo. Creo que son dos momentos que demuestran lo mucho que Conrad puede sufrir por amor.

Néomi es una fantasma que se quedó encerrada en su casa tras su muerte. Viviendo durante tanto tiempo sola es normal que haya desarrollado determinados hábitos y que como es natural no quiera que nadie la moleste en la que considera su propia casa. Es un personaje que me ha dado lástima desde el principio. Pero no os confundáis, no es de estas lástimas de querer perderla de vista porque te hace llorar cada dos por tres, no. Ella demuestra que es una mujer fuerte y decidida pero que está harta de vivir como un fantasma.

Su final ha sido esperado pero a la vez inesperado. Reconozco que tiene sus ventajas ser un fantasma como ella. Sin embargo, creo que lo más importante de su personaje es la ayuda que presta a Conrad en sus peores momentos, ayudándole con cosas que él jamás había experimentado, pero también siendo su amarre cuando los arrebatos de locura se apoderan de él. Su personaje ha sido un pequeño soplo de aire fresco.

Bowen y Mariketa han sido dos personajes importantes en el libro. La bruja no dejará de hacer de las suyas y debo decir que me encanta la relación que desarrolla con Néomi. Los límites que está dispuesta a cruzar la bruja con tal de ayudar a la chica es digno de admirar. Sin duda, hay una escena entre Bowen y Mariketa que es preciosa y es que esta pareja jamás dejará de sorprenderme.

Los hermanos Wroth creo que han sido otro de los alicientes para este libro. Hacía falta escenas entre los hermanos para saber el tipo de relación y lo que están dispuestos a hacer los unos por los otros. Tengo que reconocer que me hizo mucha gracia cuando todos los Wroth van entrando uno a uno para hablar con Conrad. Sin duda, creo que Nikolai era el que tenía más temas pendientes y parece que su relación deja de ser tan tirante cuando Nikolai ayuda a Conrad en uno de sus peores momentos.

Como siempre Nix es la estrella de los libros. A cada libro me quedo más convencida de que Nix es la gran estrella de los libros. Es ese personaje que le pone el punto picante, ese que sabe cómo decir las cosas o quizá como no decirlas, es uno de los mejores personajes. Te ríes, te vuelves loca pero siempre que piensas en un libro de Kresley Cole no puedes evitar acordarte de ella.

El libro me ha gustado. Creo que mantiene el listón, que Kresley Cole sigue con su estela, dejando buenos libros que caen en nuestras manos. No llega a la altura de “Ansia de pasión” pero se queda extremadamente cerca y sobrepasa con creces tanto “Sed de amor” como “Hambre de ti”.

2 comentarios :

  1. Es el único libro de la saga que me falta por leer. No lo he echo hasta ahora porque todas las críticas que habían leído no eran demasiado buenas. Tachaban a la pareja de sosa y su libro de aburrido, sin embargo me has convencido para que les de una oportunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melibea!

      Ante todo gracias por tu comentario ;)

      Me alegro de haberte convencido para leerlo. La verdad es que a mí no me parecieron aburridos. Si los comparas con otras parejas (como Bowen y Mariketa) puede que pierdan encanto pero puestos a comparar son mucho mejores que Kaderin y Sebastian, sin dudarlo.

      Aún así, para gustos los colores y espero que cuando lo leas, te animes a dejar tu opinión por aquí :)

      Besos!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...