lunes, 15 de octubre de 2012

"El beso de la noche"



Wulf es un antiguo guerrero vikingo condenado a no ser recordado por las personas que lo ven... hasta hoy. Porque después de salvar a Cassandra Peters de las garras de los vampiros de Apolo en un sensual club nocturno, ella se niega a olvidarle. Es joven, es bella, es la última de una estirpe legendaria y es una mortal enemiga. Sin embargo, por ella está dispuesto a enfrentarse a una maldición de siglos.
“El beso de la noche” es el quinto libro de la saga “Cazadores Oscuros” de Sherrilyn Kenyon. Esta autora puede encantarte o puede decepcionarte... Son dos aspectos que siempre van unidos de la mano cuando se trata de este tipo de autoras. El anterior libro “Bailando con el diablo” fue tremendamente bueno. La pareja, la situación, el carácter de cada uno e incluso el desenlace me pareció increíble.

Sin embargo, en “El beso de la noche” he notado un ritmo totalmente distinto. La historia es interesante tanto la de ella como la de él, la pareja no es mala tampoco, pero tengo que reconocer que hay ciertas cosas que me han chirriado demasiado. Me gusta la química que hay entre los dos protagonistas pero creo que en este nuevo libro, Sherrilyn Kenyon se ha dejado llevar por el drama, dando como resultado un libro de lágrima fácil con el que tocar las emociones del lector.

Algo que no es intrínsecamente malo pero que en ocasiones no es lo que esperabas. La pareja no me ha llenado tanto como las anteriores, quizá por las circunstancias con las que se daban o puede ser que por el libro en sí. Las escenas entre ellos son tiernas, la mayoría son sensibles aunque hay escenas muy calientes a lo largo del libro. Sin embargo, un defecto que le veo es el trato “sueño/realidad” que la autora ha creado alrededor de esta pareja. Un punto que si bien no me ha desanimado para leer sí que me ha dejado más bien pasmada.

Wulf es un Cazador Oscuro con todas las letras. Tengo que reconocer que es uno de los personajes que más me ha gustado junto con Chris. Es un vikingo de pura cepa, es un hombre del norte acostumbrado a que su voluntad siempre sea ley, pero sobre todo a no ser recordado. Un rasgo que me ha gustado mucho en la autora porque considero que los protagonistas siempre deben tener algo que les condicione a ser como son e incluso que les otorgue algo que el lector pueda superar con él.

La historia de Wulf no me ha parecido tan fría como el resto de sus compañeros, a excepción de que solo los de tu propia sangre, sean capaces de reconocerte. No me puedo imaginar lo difícil que ha tenido que ser para él pero también para todas aquellas personas que han estado a su alrededor. Por suerte, Cassandra será capaz de darle todo lo que nunca ha tenido.

Cassandra ha tenido una vida también complicada. Es una mujer que está concienciada y sabe lo que ocurrirá cuando cumpla la edad requerida pero aún así se hace difícil enfrentarse a un momento así. El reencuentro con su hermana ha sido muy emotivo. No ha sido mi personaje favorito. La chica no tiene el carácter que tenían las anteriores, es mucho más dulce, más sensible, quizá un poquito echada para adelante, pero hasta ahí llega la cosa.

Si alguno de los dos personajes tenía que poner la nota dramática esa es ella. Aún así tampoco es un personaje que pueda sacrificar porque he leído cosas peores y teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra es totalmente normal su reacción y también su relación con Wulf. Otra cosa bien distinta es que el personaje no me haya cansado en algún punto del libro.

En cuanto a la pareja... En general no está mal. Le cambiaría algunos detalles, intentaría esconder más el drama y me arriesgaría con ponerle pequeñas notas de alegría. El humor lo tiene, el libro se lo merece porque tiene verdaderas escenas graciosas, pero todas de la mano de Chris e incluso de Wulf.

Chris es el descendiente de Wulf. Él siempre ha estado sobreprotegido por el vikingo, jamás ha podido dar un paso sin decirlo antes, algo que le agobia. Me han encantado sus frases, sus reacciones e incluso su interactuación. Si tuviera que escoger un personaje secundario me quedaría con él.

Aquerón vuelve a ser una parte importante de este libro. El atlante siempre consigue abrirse un hueco en los libros... Creo que sin él perdería bastante la esencia de lo que es y aunque pueda caer mejor o peor es un personaje que deja huella. Jamás olvidaré la escena entre Kirian, Julian, Talon, Zareck, Aqueron y Wulf. Recomiendo a todas volver a releerla porque es genial.

El libro es entretenido. El final es demasiado brusco, rápido y predecible pero aún así merece la pena leerlo. Siempre hay que dar oportunidades a los libros y este no es de los que hay que cruzificar. Quizá baja un poco en el listón de los dos anteriores pero mantiene la suficiente intriga y el romance justo como para que sea una novela agradable de leer sin tener que soltar el libro al instante.

Sherrilyn Kenyon se ha ganado su fama. Sé que es merecida, pero en ocasiones tenemos que comentar también lo malo, y estoy segura de que el siguiente será muchísimo mejor. Confío en ella, no me ha decepcionado del todo en los cinco primeros y creo que con cada libro que pase conseguirá ir subiendo aún más en mi escala de valores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...