domingo, 17 de marzo de 2013

"Anochecer en El Puerto" de François Pérez Ayrault



Número de páginas: 266
Editorial: INFOVA
ISBN: 9788494006807
Año de edición: 2012












Martínez & Manteca, ¿investigadores privados?, han de resolver en El Puerto de Santa María el caso de sus vidas: una conspiración que arranca en Valquia a finales del siglo XV y que enfrenta al príncipe de las tinieblas y rey de los vampiros, Drácula, contra nuestra civilización. La supervivencia del mundo tal y como la conocemos depende de Martínez & Manteca. ¿Podrán, con sus habilidades, revertir el siniestro destino de la humanidad? Una aventura de terror, humor y amor... con mucho ajo. 

Una novela donde la estupidez es una amenaza; el amor, un encuentro imposible, y el despropósito, un arma arrojadiza. Un vertiginoso entretenimiento donde la acción disparatada sustituye a la reflexión ponderada. Como la vida misma. 




“Anochecer en El Puerto” es la primera novela de François Pérez Ayrault. Solo puedo decir tres palabras en este comienzo: humor, inteligencia y mucho ajo. Jamás podrías imaginar una aventura, unos investigadores, descritos de esta manera. Todos nos imaginamos al típico Sherlock Holmes acompañado de su fiel Watson y sin embargo nos encontramos con Martínez y Manteca. Dos hombres fuera de la lógica común de los investigadores, aficionados a vicios, quizá no demasiado sanos, pero dispuestos a jugarse el tipo contra unos vampiros miles de años más viejos que ellos.

La forma que tiene el escritor de narrar la historia nos sumerge por completo en ella. El principio, centrándose en los hechos acaecidos en Valaquia y después sorprendiendo con unos inicios en Madrid. Me ha gustado muchísimo la forma que tiene de ir dando pequeños pedazos de la historia, consiguiendo que nos preguntemos qué es lo que pasa, porqué todo se centra alrededor de “la señora” y descubramos finalmente el gran secreto.

Las situaciones que se dan en este libro son cómicas, ocurrentes y sobre todo muy inteligentes. Ahí radica todo. Martínez y Manteca forman una pareja peculiar, singular y diferente. En el fondo estos dos investigadores son las dos caras de una misma moneda. Dos formas de pensar, ver la vida y comportarse. Y sus diferencias junto con la forma de tratarse hace que consigan sacarte una sonrisa. Las situaciones que viven estos dos personajes son increíbles, nos hacen soltar una carcajada y dejan incluso impresionado al mismísimo rey de los vampiros.

Centrándome un poquito más en los personajes, diré que Martínez me ha dejado impresionada, no por sus costumbres sino porqué se comporta como lo hace. Creo que este investigador tiene una historia más profunda, mucho más auténtica y que merece ser explorada. A pesar de la cantidad de brandy con Fanta limón que puede llegar a ingerir, no merma su inteligencia, intuición y raciocinio  A partir de ahora, si el mundo se acaba, ya sé a quién deberé recurrir.

Y sin embargo, Martínez no sería nada sin Manteca. Este personaje me ha dejado las escenas y los momentos más inolvidables. Me he reído con él, he sufrido en algunas situaciones, me he enamorado, he sentido pena e incluso algo de alegría. Creo que el libro no hubiera sido lo mismo sin él. Si tuviera que elegir un personaje por encima de todos, él sería mi favorito, solo por esos momentos tan divertidos. Manteca es despistado, desastroso y único. Creo que son las palabras que mejor le definen. Os voy a dejar una parte de él que me gusta mucho:

“Y así, sin desembolso alguno, contribuí al reciclaje de interesantes prendas que en los años setenta debieron ser el último grito. Y había pensado en crear tendencia poniéndome camisas de grandes cuellos y vivos colores, jerséis con estampados de formas geométricas, gabardinas y abrigos de Tergal, y pantalones, algunos de vestir y otros más informales, acampanados.”

Temblad vampiros porque Martínez y Manteca han llegado dispuestos a todo. Una historia interesante, graciosa y que os hará pasar un buen rato. Recomiendo este libro a todos aquellos que quieran leer algo diferente, alejado de lo común y encontrar estimulante una nueva lectura. Buena forma de combinar la investigación con el vampirismo. Sin duda, me agradaría otra entrega de Martínez y Manteca que leería con muchísimo gusto. François Pérez Ayrault nos deleita con una gran historia en “Anochecer en El Puerto”. Desde aquí mi enhorabuena por esta novela y espero poder seguir leyendo mucho más de él en un futuro.

2 comentarios :

  1. Ya me ganastes...una por la reseña, otra por lo diferente y simpatica q puede ser la lectura, y otra pq me encanta desconectar de la RA con una buena novela policiaca,si a eso le añades lo vampirico...mejor q mejor jejejejejej

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Ohhhhhh solo puedo decir que me siento honrada al ganarte.

      ¿Tenías pendiente esta lectura? A mí me ha gustado un montón. De hecho, conocí al autor y es muy majo y simpático. A mí también me gusta desconectar de la temática romántica y RA con libros de misterio tipo (Mary Higgins Clark) de fantasía (Juego de Tronos) o en este caso policíaca.

      Ya me contarás que te parece guapa!! ;)

      Besitos!!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...