jueves, 14 de marzo de 2013

¡Mala suerte y muchas risas con "This Way Up"!



La semana pasada os dije que traería un cortometraje más alegre después de ver “La Leyenda del Espantapájaros”. Éste aunque os pueda parecer tétrico al principio, os aseguro que os reiréis un montón o al menos a mí me ha pasado. Creo que los jueves va a ser día de cortometrajes porque no sabéis lo mucho que disfruto viéndolos y después dejándolos aquí para vosotros.

El corto de hoy se titula “This Way Up” que se presentó en el Sundance Film Festival. Este ejemplo de animación ha sido creado por Adam Foulkes y Alan Smith en el 2008. Por desgracia, aunque optó a una estatuilla en el festival, no consiguió llevársela. Aunque no todo son malas noticias porque el corto gustó tanto que acabó siendo seleccionado para los Oscar de 2009. Finalmente, el premio no fue suyo, pero contar con una nominación en los Oscar ya es un gran paso.




Sobre todo si eres Adam Foulkes y Alan Smith, dos hombres que se han dedicado a la publicidad, a lo largo de su vida. Foulkes es guionista y co-director aunque hasta el momento solo había mostrado sus dotes en la publicidad. Mientras que Smith, que solo ha ejercido como director, sí que tenía más experiencia en televisión ya que trabajó en varios capítulos de una serie conocida como “Monkey Dust” en el año 2003 e incluso se atrevió con algunos trabajillos en el cine.



Posiblemente muchos de vosotros conozcáis a estos dos “publicistas” por su famoso anuncio de Motorola. Ése que causó muchísima sensación por lo innovador del proyecto. Si por algo se caracterizan ambos es por llevar la animación al plano de la publicidad, un aspecto que pocas veces se reconoce, pero que es muy importante.

Despues de que conozcamos un poquito a los creadores de semejante obra, creo que es oportuno saber de qué va “This Way Up” y sobre todo porqué narices os lo dejo aquí. Este cortometraje trata sobre dos trabajadores de una funeraria que deben recoger un cadáver y llevarlo hacia el cementerio para enterrarlo como es debido. Sin embargo, su camino no será tan agradable como ellos pueden llegar a imaginar.

Muchos estaréis pensando qué tiene de alegre esto, puesto que os prometí algo con gracia y una muerte nunca es motivo de ello. Bien, tenéis toda la razón. Pero aunque el principio pueda ser algo tétrico, la serie de calamidades que pasan estos dos trabajadores, padre e hijo debo añadir, supera el umbral de tristeza y lo convierte en algo más gracioso. No estoy diciendo que la muerte sea de risa, pero en ocasiones es bueno frivolizar sobre ella, sobre todo si es con un humor negro y tan bien ideado como este.



He disfrutado muchísimo porque nos hace ver una realidad desde una línea totalmente diferente. ¡Pobre mujer, pobres hombres e incluso pobres sombreros! El corto es una sucesión de casualidades, despropósitos y mala fortuna que acaba poniéndonos una sonrisa en el rostro. Por eso me he animado a compartirlo con vosotros porque espero que veáis la misma gracia que he llegado a interpretar yo. El final es bastante peculiar.

El humor negro no daña a nadie, siempre y cuando no se exceda en él. Existen unos límites que jamás debemos sobrepasar, pero este cortometraje está tan bien creado, que imagino que nadie podrá sacarlo de contexto. No obstante, solo me queda pedir disculpas a cualquiera que pueda sentirse ofendido con él. Y a todos los demás, solo tenéis que disfrutadlo y esperemos que no acabemos como la pobre señora.


2 comentarios :

  1. Jejejejeje,muy bueno...dentro de la siniestralidad, deja que no hay q rendirse nunca, eso es cumplir con su trabajo jejejejejejjeje

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marilì!!!

      Sí, a mí es que me pareció divertido en ese sentido y además deja como tú bien dices una moraleja "nunca hay que rendirse". Menudo trabajo el suyo eh!

      Yo no se lo cambio por nada del mundo jajajajaja

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...