miércoles, 7 de agosto de 2013

"Lover At Last" de J.R. Ward


Título: Lover At Last

Autora: J.R. Ward

Editorial: Little Brown

Idioma: Inglés

Nº páginas: 591 páginas

ISBN: 0749959169





Qhuinn, hijo de nadie, está acostumbrado a estar solo.  Desheredado de su línea de sangre y rechazado por la aristocracia, por fin ha encontrado una identidad como uno de los luchadores más brutales de la guerra contra la Sociedad Restrictiva. Pero su vida no está completa. A pesar de que la perspectiva de tener una familia parece estar al alcance, está vacío por dentro, porque su corazón ha sido entregado a otro... 

Blay, después de años de amor no correspondido, ha pasado de sus sentimientos por Qhuinn. Y ya era hora: El hombre ha encontrado a su pareja perfecta en una Elegida, y ellos tendrán a una pequeña -como Qhuinn siempre ha querido-. Es difícil ver juntos a la nueva pareja, pero construir una vida que gira en torno a un sueño, solo consigue un corazón roto. Como él ha aprendido de primera mano. 

El destino parece haber hecho que estos dos soldados vampiros tomaran diferentes direcciónes... pero a medida que la batalla por el trono de la raza se intensifica, y con nuevos personajes en la escena de Cadwell creando un peligro mortal para la Hermandad, Qhuinn finalmente conocerá la verdadera definición de valor, y de los corazones que están destinados a estar juntos... finalmente se convertirán en uno.



“Lover At Last”  es el undécimo libro de la "Hermandad de la Daga Negra" de la autora J.R. Ward. Puedo decir que no es un libro que me haya sorprendido, no voy a correr a releerlo y no está a la altura de “Amante Renacido”. Este libro me ha dejado una sensación agridulce, no solo en el paladar, sino en todo el cuerpo. Quizá ha sido culpa mía porque esperaba demasiado, es posible que más que libro hubiera tenido que ser relato o incluso la autora podría haber llevado la relación de mejor manera. El caso es que no ha sido tan impactante como anteriores, no me ha mantenido en tensión y la pareja me ha parecido más bien sosa y aburrida.

Qhuinn y Blay han sido una pareja que hemos ido viendo desde el libro “Amante Consagrado”. La autora nos ha presentado su relación, en pequeñas dosis, a lo largo de toda la saga. Razón por la cual, yo siempre pensé que era mejor tener relato que libro, pero las cosas cambiaron con el tiempo. La pareja tienen un puntazo apasionado, eso sí que no puedo negarlo, ya que han aprovechado todos esos años de “no tener sexo” para emplearlo en los pocos días que pasan en el libro. Pero más allá de eso, me ha parecido una trama zigzagueante, donde no se sabía hacia donde iba. En muchos momentos pensé que era más una pareja sexual que sentimental y eso que conocía la historia anterior.

Y la autora ha cometido, a mi parecer, el mismo error que en “Amante Consagrado”. Ha dejado que la pareja sea eclipsada por las tramas secundarias, llenando el libro de personajes externos que crean su propia historia y acaban siendo mucho más importantes que la pareja principal. Esto mismo le pasó con Phury y Cormia en su libro, una pareja que prometía y al final acabó sepultada por todas las tramas, que acabaron comiéndose su libro. No lo voy a negar... ¡Me han gustado más las tramas secundarias que la principal!

En cuanto a la pareja, a pesar de las escenas apasionadas, que son bastantes... Me ha parecido plana, lenta y con un final demasiado precipitado para lo largo que ha sido el libro. Ha sido una sensación de “te quiero”, pero no lo digo, te dejo y al final me declaro en el peor sitio posible. No me han terminado de convencer, me gustaban mucho más como pareja secundaria, que como principal. Los personajes ganan individualmente en este libro, tanto uno como otro y creo que es uno de los mejores puntos que tiene el libro.

Qhuinn demuestra porqué es cómo es, porqué se comporta así y cómo poco a poco va madurando hasta entender que ser diferente no es algo que deba importarle. Es un personaje que “pese a lo que piensen muchas” ha sufrido en los libros, quizá más interiormente, pero también ha tenido sus malos momentos. Verle interactuar con Layla, la preocupación por su hija e incluso su relación con Blay nos hace entender que a Qhuinn le hace falta meditar demasiado para poder ser el macho que debe. Otro punto a su favor es el duro golpe que tienen en este libro, algo que muchos esperábamos, aunque jamás imaginamos que sería de esa manera. El personaje ha madurado, ha ido poco a poco evolucionando y al final del libro se demuestra.

Blay  ha sido uno de los personajes más abatidos de todos los libros. Sufriendo un amor que no era correspondido, ha sido siempre el amigo enamorado que jamás conseguía lo que quería y cuando lo tiene al alcance de su mano... No puede evitar desconfiar. ¿Quién no lo haría? Creo que Blay también necesitaba ser distante, comprender que aunque doliese, podía estar él solo sin la insistente presencia de Qhuinn. Las mejores escenas de Blay es con sus padres. Ya me imaginaba cómo eran, pero me han sorprendido gratamente y ahora entiendo porqué su hijo es como es.

En este libro conocemos más de Assail, Trez, Xcor y todos los bastardos. Podría decir sin temor a equivocarme, que más de la mitad del libro, gira en torno a ellos. Tramas interesantes, algunas más que otras, ya despuntando hacia lo que será el siguiente libro. Os diré que todas se quedan más o menos interesantes y como os he comentado más arriba... ¡Más emocionantes que la principal!

Otro fallo garrafal de la autora ha sido en el epílogo. Entiendo que J.R. Ward tiene demasiados personajes, tiene que intentar encuadrar a todos en un momento, pero hay situaciones que son imprescindibles. La presencia de un personaje en el epílogo se ha echado en falta, no solo por mí, sino también por más gente. En ese sentido, le daría un toque de atención porque si continúa así, podría fastidiar a más de una fan.

En definitiva, un libro pasable. No ha sido excelente, no me ha quitado el aliento o me ha mantenido en vela como “Amante Renacido” y mucho menos como los primeros de la saga. Para mí ha sido más bien flojo, pero entiendo que no todos los libros pueden ser fabulosos y quizá yo me había creado unas expectativas que al final no se han visto realizadas. Para las amantes de la Hermandad, tenéis que leerlo, solo por la continuación de las tramas. Aún así, tengo ganas de que se estrene “The King” y espero que la autora recupere todo lo que fue, lo que ha sido y lo que espero que siga siendo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...