jueves, 12 de septiembre de 2013

"The Aroma of Tea", simplemente perfecto



¡Nuevo corto este jueves! Y última entrada de la semana, al menos hasta el lunes y como siempre vamos con un poquito de animación. La verdad es que este cortometraje no es a lo que os tengo acostumbrados, es más bien extraño, pero a mí me ha gustado con esa música que tiene. Es diferente... Y eso lo hace especial como para dejarlo en esta sección. El cortometraje en cuestión se titula “El Aroma del Té”.

Michael Dudok de Wit nació en Holanda en 1953. Es un director, animador, pero también ilustrador que se graduó en el año 1978 en Arte Occidental. Trabajó durante un año en Barcelona y después viajó hasta Londres para ayudar en varios anuncios comerciales. No obstante, su gran pasión siempre han sido los cortometrajes, dedicándose al primero en el año 1992. Éste se titula “Tom Sweep” y espero traéroslo algún aunque está algo más complicado.





Sin embargo, aparte de dedicarse al mundo comercial, también ha dedicado su tiempo a crear trabajos como “La Audición de Mickey”, “Las Navidades de Charlie” o “T.R.A.N.S.I.T”. También ha conseguido varios premios como un BAFTA, también un Oscar y seguramente no será los últimos que consiga. Hace tiempo ya os hablé de este director, ya que os dejé uno de sus cortometrajes, titulado “Padre e Hija”.

“El Aroma del Té” es un cortometraje creado por Michael Dudok de Wit en Holanda. Este cortometraje no cuenta con ningún tipo de diálogo, solo se disfruta de las imágenes y también de la banda sonora que se escucha. Una de las cualidades de este corto es que se realiza el cortometraje con tinta y acuarela. Lo hace muy similar a los dibujos chinos o japones dándole un toque distinto.



Este cortometraje trata sobre cómo una mota de té se desplaza rítmicamente por los distintos paisajes, intentando siempre mantenerse en la parte blanca de la pantalla y solo trazando gráficos mientras la música suena lenta envolviéndonos con su sentimiento. Una manera nueva de contemplar el cortometraje, sin contarnos ninguna historia, sino simplemente haciéndonos sentir.

Sabéis que siempre os dejo una pequeña opinión, aunque en esta ocasión seguro que no es tan necesaria, pero aún así quiero dejaros la sensación que me ha transmitido este corto. A pesar de que no cuenta una historia propiamente dicha, sí que encuentro un guión oculto o al menos yo quiero imaginármelo. Esa mota de té me recuerda al camino que todos recorremos, ese que intentamos encontrar y en el que no siempre terminamos de encajar. Es como si cada vez que se une a una silueta, fuera una parte de nuestra vida social y solo encontramos el sitio adecuado al final.



Pero más allá de mis reflexiones locas, debo reconocer que es un cortometraje visual, solo para ver y dejarse llevar por él. En ocasiones, no hay que verle tres pies al gato, no vaya a ser que se caiga de bruces. Creo que este cortometraje es para disfrutarlo, para verlo y sobre todo sentirlo. Así que espero que vosotros también lo hagáis y que sintáis lo mismo que yo.

Sé que el cortometraje de hoy quizá no es tan emocionante como otros que he traído, la entrada también es algo más corta, pero no siempre se pueden traer grandes cosas. En ocasiones, lo más pequeño es lo que más vale y tenemos que intentar disfrutar con ello también. Me despido de vosotros, espero que paséis un buen fin de semana y nos vemos el domingo si todo sale bien. ¡Pasadlo bien!


No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...