jueves, 17 de octubre de 2013

¡"Destino" con sabor a tradición!



¡Jueves que solo pueden ser una cosa: día de cortometraje! Así que como cada noche, me animo a sentarme frente al ordenador y dejaros uno de esos cortos que espero que os ilusionen hasta la médula. No sé a cuántos de vosotros os gustará la animación, pero a mí me fascina y es una pena que no sepa ni siquiera dibujar para participar en un proyecto de estos. Así que solo puedo comentarlos y hoy os dejo “Destino”.



Roy Edward Disney nació el 10 de enero de 1930 y falleció el 16 de diciembre de 2009. Como muchos habréis podido imaginar, el director de este cortometraje, perteneció a la familia de Walt Disney. Concretamente, se trata del sobrino del famoso productor que fundó el imperio Walt Disney, el cual lleva su propio nombre. No era de extrañar que acabara trabajando para la compañía que fundó su tío.



Su función fue la de consultor de la compañía aunque después pasaría a ser un Director Emérito en la Junta de Directores. Sin embargo, más que por las consultas en los derivados trabajos, se le conoce por expulsar a Ron Miller y Michael Eisner de la compañía en los años 1984 y 2005. Dos hechos que marcaron su carrera, pero que no impidieron que fuera uno de los hombres más ricos y que acumulara una fortuna de 1.200 millones de dólares. Entre sus trabajos podemos encontrar muchas de las grandes películas, pero destaca como productor ejecutivo en “estrellas de los dibujos animados al rescate” y por el cortometraje “Destino”.

“Destino” nos cuenta cómo Cronos se enamora de una joven mortal. Ésta con sus danzas femeninas consigue ir moviendo los diferentes paisajes surrealistas, que están inspirados en las obras de Dalí y nos muestra el camino que se debe seguir para llegar a un único destino. Este corto carece de diálogo, solo nos muestra imágenes convencionales y la música que viene de la mano de Armando Domínguez.


Una de las grandes curiosidades de este cortometraje es precisamente los altibajos que sufrió por culpa de la Segunda Guerra Mundial. Realmente, John Hench trabajó con Salvador Dalí en el guión de este cortometraje entre 1945 y 1946. El proyecto se llevó adelante, pero las continuas preocupaciones económicas de Disney tras la guerra llevaron a la compañía a cancelar el proyecto y dejarlo postergado durante un tiempo indefinido.

Sin embargo, no sería hasta 1999 cuando Roy E. Disney decidiera desempolvar este viejo proyecto y pronto se pusieron a trabajar en él. Sin duda, se trata de una animación muy tradicional, donde los 25 animadores que trabajaron en este proyecto tuvieron que descifrar los guiones tanto de Dalí como de Hench. El resultado fue un cortometraje que deja sensación de antiguo, donde apenas se utilizó la animación por ordenador y que conmueve solo con verlo.

Como ya sabéis, la opinión siempre va implícita con la entrada de la noche y en esta ocasión creo que podría ser corta aunque contundente. Muchos podrían echarse atrás con este tipo de cortometraje, quizá por no poder entenderlo, pero creo que es una historia que habla por sí misma. Lo que más puede gustar al espectador es esa vuelta a los dibujos originales, nadie puede negar que la pincelada de Dalí está impresa en cada escena y la historia nos muestra una vez más la superación de las personas.



El amor consigue mover montañas, como siempre acaba siendo el motor de nuestra vida y solo nos guiamos hacia el futuro por él. Pero más allá de eso, como bien dice el nombre, nos habla del destino y de lo mucho que habrá que luchar por él. Todo son cuestas largas y empinadas; miles de laberintos intentando buscar una salida, pero siempre hay que mirar hacia adelante, ser capaz de buscar cada uno su propio destino.

Aquí os dejo el vídeo para que le echéis un vistazo. Como siempre, me despido hasta el domingo, donde creo que os hablaré de música o quizá de cine. Depende de cómo me vea y de cómo avance la semana aunque en ambos casos... ¡Sé qué tema rondará realmente por aquí! ¡Que paséis un buen fin de semana!



2 comentarios :

  1. No sabia de la colaboracion de S. Dali con el gran Walt Disney( siempre en tu blog descubro cosas nuevas) se nota en él el toque Disney, pero tb el surrealismo del gran pintor....algunas veces sobran las palabras y este corto asi lo confirma... la imaginacion, toma el control y la desesperacion de las escenas asi "hablan" ....por amor se hacen grandes locuras, pero el destino siempre estara ahi

    Un bs

    ResponderEliminar
  2. Hola guapi!!

    Me alegro que cada día descubras alguna cosita más y te aseguro que yo también aprendo cuando hago este tipo de entrada eh. Sí, sí, Dali colaboró con Disney por aquellos años mozos aunque al final el corto se realizó muchísimo tiempo después.

    Creo que es uno de los cortometrajes más bonitos que he visto y además firmado por dos grandes gigantes como son Walt Disney y Dali. Me alegro que te haya gustado y gracias por pasarte ;)

    Besazo!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...