martes, 7 de enero de 2014

"12 años de esclavitud" y mucho sufrimiento






¡Volvemos a comenzar el año! ¿Qué os parece el nuevo cambio en el blog? Ya se que ha sido más bien reciente, pero a mí me gusta mucho este estilo azul y espero que nos acompañe al menos hasta primavera o verano. Como ya sabéis, soy una adicta al cine, así que no podía perderme esta película y sé que os dejo la reseña un poquito tarde. Como dicen “mejor tarde que nunca”.

“12 años de esclavitud” está dirigida por John Ridley contando en su reparto con Michael Fassbender, Chiwetel Ejiofor, Benedict Cumberbatch, Lupita Nyong'o o Brad Pitt como actores principales. Esta película nos cuenta la historia de Solomon Northup, un hombre negro culto que vive libre en Nueva York, pero tras ser drogado y secuestrado acaba vendido como esclavo en el sur. A partir de ahí, su vida será una sucesión de violencia, desesperanza y sobre todo mucho abuso emocional.


Desde que vi el trailer supe que quería ir a ver esta película porque sabía que sería una película que me gustaría por su historia. Soy consciente que es una película dura, que está basada en un hecho real, pero a mí esas películas me llegan muy hondo. Ver la dureza de esos tiempos nos hace ser más humanos, al menos es lo que me ocurre a mí y espero que a muchas otras personas también. 



¡La película me ha gustado mucho! Y a pesar de todo eso, creo que no ha llegado a obtener el diez en mi escala y la simple razón ha sido la lentitud del argumento. Aunque no todo ha sido el argumento sino más bien los planos excesivamente largos que se han empleado en la cinta y que restan dinamismo a la misma. Creo que es el mayor “pero” que puedo encontrar en esta película y que sin duda tengo que expresar.

Más allá de eso, la historia nos sumerge rápidamente en la trama, la vida de Somolon nos invade, nos hace sentir tanto como él y nos deja el corazón en un puño al comprobar la crueldad de las personas. Un guión muy bien elaborado, donde no se ha dejado nada a la imaginación y que ha plasmado bastante bien la sociedad americana de 1850, donde las personas de color aún eran tratadas como esclavos en el sur del país.

Me encantan estas películas porque carecen de efectos especiales, algo que se está convirtiendo en una tónica dentro de todos los géneros cinematográficos y que tienen sentido solo en unos pocos. Unos paisajes impresionantes, unos exteriores que dejan impactado y unas actuaciones que son impresionantes. Todos los actores que participan en ella consiguen lograr un personaje que odiarás o amarás por encima de cualquier otra cosa.




Chiwetel Ejiofor consigue un papel de Oscar con su interpretación de Solomon Northup, donde nos hace sentir la desesperación de un hombre que nació libre, contaba con una vida próspera junto a su familia y que fue arrebatada durante larguísimos 12 años. Cada sentimiento se refleja en el rostro del actor, dejándonos constancia de todo lo que ocurre a su alrededor y no puedo más que darle mi más sincera enhorabuena.

Michael Fassbender es un actor con todas las letras e incluso con mayúsculas. Este polifacético actor es capaz de recrear un clásico como es “Jane Eyre”, transformarse en Magneto para “X-Men” o convertirse en un esclavista cruel y despiadado o más bien un “negrero” de los peores. Sin duda, realiza un papelón que bien le merecería un premio, solo por la simple actuación y la facilidad que tiene de convencer al público con su actuación. 



Sin embargo, las actuaciones de Benedict Cumberbatch o Lupita Nyong'o ponen los pelos de punta. Dos grandes actores, uno que ya es conocido tanto en la pequeña como en la gran pantalla y la otra que empieza a abrirse camino en el mundo del cine. Sin duda, dos estrellas que brillan con luz propia y que eclipsan incluso a Brad Pitt que apenas deslumbra con el escaso papel que interpreta.

Una película con sentimiento, que gustará a todos aquellos que disfrutan con este género y que miran la Historia como una señal de lo que jamás se debe volver a hacer. Yo le habría dado mucho más dinamismo, más rapidez y no habría abusado de los planos excesivamente largo. No eclipsa la cinta, solo la hace más mejorable, pero sin duda merece la pena ir a verla al cine.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...