jueves, 9 de enero de 2014

No te quedes atrás con "La Liebre y la Tortuga"




¡Cuánto tiempo sin un cortometraje!  Sé que os he dejado muy abandonados, pero las vacaciones han ayudado a echar la mirada atrás y recordar viejos cortos que aún siguen en mi memoria. Sobre todo aquellos que están basados en fábulas populares y es que en el fondo son los mejores.

¿Por qué? Simplemente porque enseñan algo, dejan ver algo más allá de unos dibujos y eso es lo realmente bonito. Hoy os dejo el cortometraje de “La Liebre y la Tortuga”, todo un clásico que todos recordaréis y que a mí se me hace muy ameno al verlo. Como siempre vamos con los creadores de esta gran obra.


La compañía Walt Disney fue la encargada de realizar semejante cortometraje, algo que no nos debe de sorprender, sobre todo porque casi todos los estrenados en los años treinta vienen de la mano de la misma empresa y demuestran el gran poderío que ostentan. Si por algo se caracteriza Disney es por reflejar todo tipo de historias, por ser un pionero en la animación y por infiltrar el color poco a poco en los dibujos animados.


Sin embargo, no todo el mérito debe dársele a Disney, sino también al director que se encargo de orquestar toda la armonía del cortometraje. Wilfred Jackson nació el 24 de enero de 1906 en Chicago y se convirtió en uno de los mejores compositores/animadores americanos que existen. El primer trabajo que realizó fueron la serie de dibujos “Mickey Mouse and Silly Symphonies” consiguiendo entrar dentro del selecto grupo de Walt Disney

A partir de ahí, su carrera comenzó a despegar, ofreciendo horas de diversión a los más pequeños. Wilfred trabajó en películas como “Alicia en el País de las Maravillas”, “La Cenicienta”, “La Dama y el Vagabundo”, “Peter Pan” o “Saludos Amigos”. Una vida de animación, ofreciendo cortometrajes como el presentado a continuación y que dejan bien claro cuál era su auténtico elemento.


“La Liebre y la Tortuga” nos cuentan la historia de una carrera que enfrentará a Toby Tortuga y Max Liebre. Max está convencido que ganará al lento de Toby, pronto lo dejará claro e incluso se distraerá durante la competición, al verse bastante seguro de ganar por encima de su contrincante. Sin embargo, la vida depara muchas sorpresas, algunas inesperadas y quizá un poco desagradables… ¡Depende de quién las vea! 

Este cortometraje se estrenó en el año 1935 de la mano de Walt Disney.  La duración del mismo es de 9 minutos, breve pero contundente y pronto caló en el público infantil. De hecho, un año antes fue seleccionado como candidatos a los Oscar en la categoría de “Mejor Cortometraje Animado”, el cual ganó y terminó de lanzarlo al estrellato. 

En cuanto a mi opinión personal, pocos pueden decir que no conocen esta conocida fábula y casi todos sabréis cómo termina. Y aún así, verlo en un corto me deja una sonrisa en la cara, sobre todo porque a pesar del paso del tiempo… ¡Las cosas siguen siendo igual! ¿Cuántas veces hemos visto a un famoso muy seguro de sí mismo? ¿Pensar que es el mejor y después comprobar que otros son mejores que él?


Y no hace falta irse al mundo del espectáculo, lo vemos todos los días en nuestros compañeros, en nuestros amigos y conocidos. Siempre hay alguno que está fardando, que siempre se las da de lista, que cree que es mejor que los demás y ya sea en una carrera o en cualquier otra cosa puede perder como todos. Nunca hay que confiarse, ni siquiera aunque se crea ser el mejor en algo porque alguien puede hacernos ver, que no es así y que hemos cometido un terrible error al creerlo. 

La autoestima en uno mismo, no significa que menospreciemos a todos aquellos que están a nuestro alrededor y es algo que debemos aprender. No sabéis lo feliz que me hace ver cómo consigue la tortuga su merecida victoria. Creo que le dedicaré este corto a una gran amiga mía que tiene una tortuga por mascota. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...