lunes, 30 de junio de 2014

Piensa como un asesino, piensa como Hannibal



Ya sé que todos los lunes estáis leyendo “finales de temporada”, pero es que estamos justamente en esa época del año donde las series acaban y aunque otras empiezan… ¡No parece ser suficiente! Así que en las próximas semanas veréis muchas entradas así, pero no os preocupéis porque las noticias importantes las tendréis en la página de Facebook, que como sabéis podéis seguir con libertad.

Y esta noche estoy un poco asesina, quizá sea por la serie que me traigo entre manos o en el fondo es que os he engañado a todos en este tiempo que hemos compartido ¿Qué opináis vosotros? Mientras os dejo dubitativos, me voy a encaminar a escribir lo que opino sobre “Hannibal”, que ese sí que es un asesino de los pies a la cabeza.

ESTA ENTRADA CONTIENE SPOLIERS. SI NO HAS VISTO LA TEMPORADA COMPLETA SERÁ MEJOR QUE NO SIGAS LEYENDO.



Si tuviera que describir la serie “Hannibal” sería con la palabra brillante. Sé que no tiene altos niveles de audiencia, quizá porque no es un género que todo el mundo esté dispuesto a seguir, pero me alegro que haya sido renovada por una tercera temporada. Para todos aquellos que disfrutamos con la historia de Hannibal Lecter, nos hemos hecho un estómago a prueba de bombas o de indigestiones que sería más apropiado.

La temporada empezaba con mucha tensión, sabiendo que Will había sido encarcelado porque “parecía ser” que era el destripador de Chesapeake y ni siquiera sus propios compañeros creían en su inocencia. Y todos podemos pensar… ¡Pues menudo inicio de temporada! Lo más interesante es que empezamos con una pelea entre Hannibal y Jack Crawford que ninguno entendíamos. ¿Y todo por qué? Porque aún nos quedaba mucho que ver…

Podría considerar cruel el encarcelamiento de Will, me llenaba de rabia verle encerrado mientras Hannibal campaba a sus anchas, pero también he de decir que Will no está demasiado cuerdo. Y ahí es donde se apoya justamente nuestro astuto asesino para intentar atraerle. El problema de fondo es que nuestro protagonista no confía en el psiquiatra y con toda la razón.



Muchas vueltas tuvo que dar Jack para darse cuenta de que Hannibal no es quien parece, que quizá Will tenga razón en todas las ideas descabelladas que suelta por esa boca de loco y un mundo tuvimos que esperar a ver cómo se enfrentaba a la verdad. ¡Cabeza de burro! Más terco que una mula tenías que ser y lo peor es que lo tenías delante de tus propia narices.

Y si pretendían engañarnos con la inclinación de Will para matar… ¡Lo consiguieron! Creo que Jack y él fueron capaces de tejer una complicada tela de araña, donde poder atrapar a su presa y después descubrir el verdadero rostro del asesino. Quizá algunos lo intuíamos al final, pero lo que realmente importaba no era llegar al momento de “quitarse las máscaras”, sino a lo que pasaría después.

¡Qué decepción ha sido Alana Bloom! Creo que es el personaje que más me ha decepcionado en toda la temporada, no solo por su desconfianza hacia Will con todo el tema de ser un asesino, sino porque también tenía que mantener una relación íntima con el propio Hannibal. Seamos sinceros… ¡Le ha roto el corazón! Estúpida y cegata… Así sería mi manera de llamarla aunque quizá no sea la persona más objetiva del mundo.



Pero lo mejor ha sido el final, uno que nos ha dejado impactados a todos y que apenas podíamos imaginar. La primera sorpresa fue Abigail Hobbs, persona muy importante para Will y que parecía estar muerta. ¡Gran error por nuestra parte! Y la segunda sorpresa nos la guardaban para el final…

¿Quién de todos morirá? ¿Acaso pensaban que cazar al cazador iba a ser sencillo? ¡Más quisieran ellos! Y así conseguimos a un Jack desangrándose, una Alana que tras caer por la ventana se queda postrada en el suelo y un Will desangrándose mientras sostiene a una Abigail muerta.

Y si queríamos chulería, Hannibal acaba abandonando su casa por la puerta principal como debe ser y limpiándose con la copiosa lluvía que cae en el exterior. ¿Y ahora qué? ¿Quién de ellos morirá? ¿Qué será ahora de Hannibal? Existe un dicho que dice… “Quien cierra una puerta, abre una ventana”. En este caso, creo que lo más apropiado sería decir “quien da una respuesta, recibe una incógnita a cambio” y menuda rabia da eso eh.

Y ahora solo nos queda esperar, contentarnos con lo que ya sabemos y esperar muchos más adelantos. Me ha gustado esta temporada, se me ha hecho muy amena y me ha dejado con ganas de más. Y lo que realmente importa es… ¿Qué os ha parecido a vosotros?

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...