lunes, 29 de junio de 2015

Irrealidad con "Castle"



Se nota que el verano ya está aquí porque la mayoría de series nos abandonan, pero otras también están por llegar para amenizarnos esas noches en las que no echan nada, al menos nada que nos llame la atención en un principio. La última serie que he dejado atrás ha sido "Castle".

"Castle" ha conquistado al público temporada a temporada, creando tramas entretenidas mientras iba tejiendo la relación de sus protagonistas, y con el final de la sexta no podíamos esperar para ver más. Richard Castle desaparecía el día de su boda dejando a una Kate Becket destrozada por la pérdida.

CONTIENE SPOLIERS DE LA ÚLTIMA TEMPORADA



Y así iniciábamos la nueva temporada con nuestra protagonista buscando sin descanso a su prometido y muchos nos preguntábamos durante cuánto tiempo podrían mantener a Nathan Fillion sin aparecer en escena. Apenas dos capítulos y ya teníamos a un Castle amnésico que no recordaba nada de lo que había pasado.

Lejos de centrarse únicamente en ese aspecto de la historia, los guionistas decidieron seguir como si nada hubiera pasado con un Castle no dispuesto a recordar, y una sucesión de casos que se posicionaron como los más raros hasta el momento. Digamos que la primera mitad de la temporada estuvo marcada por la desconfianza y la sensación de rareza entre Becket y Castle.



¿Y qué pasa con la boda? Todos habíamos estado esperando ese momento con ansías y al final llegó de la manera más inesperada. Casándose de manera fugaz, solo con la familia más cercana y dejando a los amigos fuera. Expósito y Ryan se quedaron sin la ceremonia y después reclamaron su celebración.

He notado que esta temporada de Castle ha sido más baja que las anteriores. No por los casos que se han expuesto, pero sí por la pareja principal que parece haberse comido casi todo a su alrededor, y por la cantidad de escenas "matrimoniales" que nos han soltado en esta última temporada.

Como siempre suele ocurrir, cuando alguien no quiere recordar al final esa represión se manifiesta en forma de sueños y Castle comienza a tener cuanto menos unos muy raros. Pero no son todo alucinaciones sino que le guían a una serie de pistas, a un entramado de espías y a la resolución de porqué fue secuestrado el día de su boda.

El problema es que aún nos quedaban bastante capítulos para terminar la temporada, así que los guionistas aprovecharon para poner un nuevo dilema a nuestra protagonista. Kate siente que necesita algo más, que la comisaría en sí se le ha quedado pequeña y busca tener su propio título de capitán.

Así que rauda se apunta a las pruebas para conseguir ser capitán y puede que en unos meses tener su propia comisaria. Aunque parece que otras personas tiene planes para ella. Sí, parece que esperan que se presente a senadora por su honradez, porque ha demostrado que es muy buena policía y por mil virtudes más.



Y aquí se presenta uno de los nuevos dilemas de la nueva temporada. ¿Aceptará Becket este nuevo papel? ¿Será posible que se convierta en senadora? ¿Qué pasará con Castle? Él ya ha dejado claro que apoyará cualquier decisión suya, pero no solo se trata de ellos sino también de los compañeros y del cambio de vida que puede experimentar si dice que sí.

En el resto de la temporada también hemos visto cómo Expósito cortaba con Lanie o al revés. Pero también cómo Ryan se enfrentaba a su cuñado por un "posible" trabajo cuanto menos complicado. Todos los personajes han tenido su momento de protagonismo incluidas Marta y Alexis.

"Castle" parece que ha bajado un poquito de intensidad, pero sigue con un humor que entretiene al espectador y que demuestra porqué ha llegado a tener siete temporadas. Ahora solo queda saber si la octava temporada conseguirá mejorar lo ya visto o si por el contrario será el final definitivo como se dice.

VALORACIÓN DEL RINCÓN DESASTRE



Cree su propia encuesta de comentarios de usuarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...