lunes, 14 de marzo de 2016

¡Veo la libertad con "Orange Is The New Black"!



¡No os quejaréis! Todas las semanas tenéis una nueva crítica de series... Es cierto que algunas más actuales que otras. Hoy me adentro en una prisión de mujeres, donde dicen que cierto color se ha convertido en el nuevo negro, y no podía ser otra que "Orange Is The New Black".

El final de la segunda temporada pudo dejar a más de uno frío y recuperó a Laura Prepon que volvía a dar vida a Alex Vause. Y nos preguntábamos interiormente qué más podría pasar con esas mujeres y cómo conseguirían sorprendernos una vez más. ¡Lo han conseguido y seguro que lo seguirán haciendo!

¡ATENCIÓN! CONTIENE SPOLIERS DE LA 3ª TEMPORADA


Es cierto que la temporada empezó demasiado lenta, con una dinámica que se podía hacer aburrida. Al menos hasta que Nicky acabó en aislamiento después de un tremendo embrollo con las drogas. Y lo peor es que se presentaba un escenario para nada halagüeño porque la prisión iba a cerrarse.

"¿Cómo?". Te estás preguntando interiormente si has leído bien y seguro que has tenido que volver a esa línea. Sí, pero parece que al final lo ha comprado una empresa a la que le importa un pimiento lo que se haga en ella o no, siempre que se obtengan beneficios y todos saquemos un poquito de pasta.

Y hablando del tema de la pasta. Parece que Piper, protagonista que poco a poco va diluyéndose y dejando paso a otras presas, se ha metido en el mundo de los negocios. Con una buenísima idea, se ha puesto a vender por Internet ropa interior de reclusas. Ya sabéis para todos esos pervertidos que pululan por el mundo.



Pero ya se sabe que en el mundo de los negocios no se puede tener todo y su relación con Alex se ha visto muy dañada. Tanto que no parece que vaya a ver solución entre las dos, pero también ha sentido las garras del deseo y el cuchillo de la traición en esta temporada. Lejos de llorar se ha plantado y se ha convertido en "El Padrino" con forma de mujer.

Por otra parte, hemos visto que "Red" empezaba una relación más cordial con Healy y parece que se prolongará en las próximas temporadas. Daya daba a luz a su bebé después de ser "abandonada" por el padre de la criatura y confesar que realmente no fue violada como había hecho creer.

Por su parte, Crazy Eyes se ha vuelto una escritora de éxito e incluso parece haber encontrado su media naranja o su media cordura. Hemos tenido bodas, bautizos judíos y muchísimas cosas más. Me duele mucho el final que ha tenido Sophia que se ha visto agredida por gente de la prisión.



Pero el capítulo final ha sido muy gracioso y la verdad es que ha conseguido sacarnos una sonrisa a todos. Esa última escena, cuando los operarios retiran las vallas y ellas se ven libres para nadar en el lago. Todas salen corriendo, ansiando la libertad que perdieron hace mucho tiempo y chapotean en el agua como niñas.

Creo que ha sido un grandísimo final para una temporada cargada de drama, pero también de muchas intrigas y sobre todo risas. Estoy deseando que llegue la cuarta temporada para ver cómo se desarrolla y ver con qué más me pueden sorprender. Si siguen así van por muy buen camino.

VALORACIÓN DEL RINCÓN DESASTRE


Cree su propia encuesta de comentarios de usuarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...